Climatización

¿CÓMO ELEGIR UN BUEN VENTILADOR

Los ventiladores son opciones perfectas para sobrellevar los días calurosos sin realizar un gasto excesivo. Un ventilador no produce frío, ni provoca que descienda la temperatura ambiental. Su efecto es conseguir que la sensación térmica sea inferior. Esto se produce por las corrientes de aire que generan las aspas al rotar.

Los hay de diferentes potencias y tamaños, además incorporan distintas funcionalidades, algunos pueden funcionar incluso con mando a distancia. Tienen en común que todos ellos deben ir enchufados a la corriente eléctrica para funcionar.

De sobremesa o piso: Su tamaño es reducido y su potencia media-baja, son idóneos para situarse en mesas de escritorio, mesitas o muebles de menos de un metro de alto, en la encimera de la cocina, o en cualquier lugar de uso individual. Podés ponerlos cerca tuyo mientras realizás cualquier tarea y llevártelo a cualquier habitación de la casa.

De pie: Son ideales para colocarlos en cualquier lugar y tienen capacidad para hacer llegar la ventilación a todos los rincones. Tienen más potencia que los de sobremesa y suelen incluir la función de oscilación para girar mientras funcionan. Incluso pueden incorporar un mando a distancia para que controles la potencia y la oscilación.

De columna: Se trata de ventiladores de pie de forma alargada que pueden ocupar un lugar discreto en la habitación. Incorporan función oscilante o giratoria, por lo que son muy cómodos para hacer llegar el aire a todos los rincones de la habitación. Su altura suele variar entre los 38 cm. hasta los 95 cm. La elección de una u otra altura dependerá del lugar en el que vayas a colocarlo y cuanta superficie quieras ventilar.

De pared: Se trata de ventiladores que puedes colgar en la pared o en el techo. Así cubrirán más espacio y extenderán el aire por toda la habitación. Presentan la gran ventaja de no ocupar un espacio útil de la habitación. Están indicados para oficinas, despachos y también lugares en los que vayan a permanecer varias personas a la vez.

De pinza o escritorio: Son ligeros y de tamaño reducido, tienen una potencia media-baja al igual que los de sobremesa, y su principal ventaja es que puedes fijarlos en el borde de cualquier superficie. Idóneos para el uso individual y para utilizarlos mientras trabajas o realizas alguna actividad de escritorio, por ejemplo con la computadora.

Industriales: Son ideales para espacios grandes de interior. Tienen una potencia elevada pero su tamaño no es demasiado grande, por lo que puedes manejarlos cómodamente y colocarlos donde mejor servicio vayan a proporcionarte.

EFICIENCIA ENERGÉTICA EN LA CLIMATIZACIÓN Y CALEFACCIÓN

En el verano:

Ventilá entretechos para aliviar el calor acumulado causado por el sol. Apagá ventiladores si no hay personas en la habitación Considerá el etiquetado de eficiencia energética.

En invierno:

No tapes radiadores con muebles o cortinas para no impedir el flujo de calor. Repará ranuras de ventanas y puertas, por donde se fugue calor. Si comprás una estufa nueva, elegí la que entregue más calor con menos energía. Cerrá cortinas y persianas durante las noches para conservar el calor. Las ventanas con termopaneles, doble vidrio o marcos no metálicos, contribuyen a conservar el calor. Elegí artefactos de calefacción eléctrica según tus necesidades y espacios (acumuladores de calor, convectores, radiadores). Obtendrás calefacción segura y libre de contaminación. Revisa y cambia periódicamente los filtros de las estufas y calefactores a gas.

Kaser